12.8.07

Deleite y aversión

- ¿Qué importa tu opinión? Escribo por no suicidarme.

- Por no ir al siquiatra, dijo él.

- Los siquiatras no me sirven, ellos sólo anestesian verdades. Exhumo los recovecos de mi mente.

- ¿Alucinaciones incluidas?

- No las tengo.

- Los cuentos no están mal, siguió él. Son basura desechable. Carecen de forma, de estilo, de sustancia. Cualquier historia erótica de desahogo explícito sería mejor.

- Son la historia de mi vida, añadí exhalando humo.

- Por eso digo, carcajeó. No están mal. Son casi buenos.

- Jódete si no te gustan.

- Jódeme.

- ¡Vale!

1 comentario:

Ana María Fuster dijo...

Deleite y aversión... eso mismo es.
Fascinante.